seducir

LA SEDUCCIÓN MASCULINA. SECRETOS PARA CONQUISTARLAS

El ligar con una mujer puede ser una faena fácil de lograr si conoces los secretos de seducción necesarios. Las féminas son seres especiales que deben ser tratados tomando ciertos factores muy exclusivos. Sobre la seducción se han escrito cientos de libros y puedes encontrar decenas de terapista pero todos tienen algunas recomendaciones en común, que serán expuestas aquí, para que logres tu objetivo al seducir a la mujer que deseas atraer hacia ti. Los siguientes consejos pueden parecer demasiado triviales, pero te aseguro que son la esencia de lo que es una mujer y como se sienta ante cierto tipos de atenciones, comentarios y gestos.

SECRETOS ELEMENTALES DE SEDUCCIÓN

seductor

Conócela. Este punto es definitivamente importante. Una mujer siente interés por aquel hombre que le habla sobre lo que a ella le gusta y le aficiona. Si es necesario que revises la basura para saber que le gusta comer, cuáles son sus golosinas preferidas o que revista lee, pues debes hacerlo. Tendrá mucho más valor para ella que le hagas un comentario sobre un artículo publicado en su publicación preferida que decirle que tienes un gran pene.

Olor. Las féminas tienen un sentido especial del olfato y muchos de sus gustos tienen como base este sentido. Debes oler bien y usar colonias o perfumes, pero debes hacerlo con mesura. Es decir, suficiente para atraer y no tanto que repela. Además, debes usar productos de calidad, ya que el olfato de ellas reconoce la mala calidad.

Amar los animales. La ternura femenina les hace ser, de manera general, amantes absolutas de los pequeños e indefensos gatitos y perritos. Declárate amante de los cachorros y, ni por error, se te ocurra patear o golpear uno de estos animalitos. Si nota que tiene mucha tendencia por los animalitos, una buena invitación es llevarla al zoológico, se emocionará gratamente con el paseo.

Apodos. Cuando hable con ella, nómbrala con un apodo atractivo y seductor. En líneas generales se usan apodos como bebé, honey, dulce, querida, linda, pero si eres capaz de ser más creativo, no dudes en hacerlo, ya que ellas aman el atrevimiento. Por ejemplo, mis pichones (senos), mi nalgoncita o similares. Además, si eres un mujeriego, estos apodos evitarán que te equivoque, si tuvieras que llamarla por su nombre real.

Acaríciale la nariz. No se sabe porque pero a las féminas les encanta que un hombre le toque con delicadeza y carrillo la nariz. Recorra con un dedo el tabique nasal mientras le habla, viéndole a los ojos.